Solos y en un hotel en el campo: La encerrona de Can a Sanem para volver a enamorarse