Promesas de amor eterno, confesiones y noches bajo las estrellas: Can y Sanem son los reyes de romanticismo