Pepe, un chicarrón del norte: primer baño con mamá Llasera en el Cantábrico