La 'georgemanía' llega con fuerza: el príncipe de Cambridge, un influyente 'it baby'