Quim Gutiérrez, Silvestre, Mario Casas o cómo hacer que las joyas sean viriles