Anne Hathaway, una nueva Catwoman ideal de la muerte