Lentejuela de día, lentejuela de noche: el arte de combinarlas