Berto Romero: "Sin barba me siento suave y fresco, como el culito de un bebé"