J. A. Bayona logra su sueño de trabajar con uno de sus referentes, Steven Spielberg