David Guetta apuesta por su rival