De la torpeza absoluta a una sorprendente sofisticación: El cambio de Hayat que deja sin palabras a Murat