Murat y Hayat se vuelven a unir: un misterioso infiltrado consigue lo imposible