Una noche terrorífica, y no es por los fantasmas