Mucho diseño, pero pocas nueces en el Hotel Keating