Ramsay, al dueño: “¿De qué vas jod… pomposo?”