El arrogante dueño del Hotel Juniper Hill lo usa como si fuera su castillo privado