Ramsay le enseña a los clientes unas asequerosas manchas en las sábanas