El chef del Roosevelt no sabe ni cocinar un huevo