La visita de Yalin acaba con una inesperada sorpresa: el arquitecto pilla in fraganti a Defne y descubre su secreto