¿El sexy-seductor está jugando a dos bandas?