Candelario, un pueblo bello y bueno