Solidaridad e imaginación, una mezcla perfecta en la Biblioteca de Rubielos