Macarena Sáez, un ejemplo de superación