Las estrechas calles de Vilafamés, el lavado a mano y el jabón artesanal del pueblo