Brocado, ¡no existe sólo un color!