Especial comodín: prendas-trucos que te salvan un mal día