Elsa y Mario se convierten en famosos por un día gracias a Mark Maddox