Olvídate del 'little black dress', lo que arrasa es el naranja