Vaqueros rotos, ¿homeless o chic?