El blanco se lleva en los pies... y los ‘cool’ de los sesenta ya lo sabían