Coderas: de mero parche al adorno más 'cool'