Paz y Rossy: dos góticas en París