Las Galaxias, en nuestra ropa