Alborch defendió el feminismo hasta en su última y reciente aparición: "Debería ser patrimonio de la humanidad"