'No sueltes mi mano' llega a su fin: amenazas de muerte, una familia numerosa y una herencia perdida