La pareja gay de Tiffany's, o por qué la visibilidad en la publicidad aún es noticia