Croquetas censuradas, peineta, sangría... Luces y sombras de Adele en Barcelona