Alba: "En Laponia casi me confunden con un reno, todos me han puesto los cuernos"