Beyoncé, la perfecta encarnación del verano tropical