Brad Pitt, un papá cañón a los 50