Beatriz Ramos Puente o cómo lidiar con la guasa de Carlos Herrera