Carmen Lomana, más estrella que nunca