El karma existe: el Gordo de Navidad ha caído en el barrio de Chenoa