Irina Shayk, como loca con sus botas de cuña