Lana del Rey, de la frente lisa al flequillo