Y ahora, ¡Miranda Kerr! Su casa ha sido asaltada y su guardaespaldas hospitalizado