Uno de los 'angelitos' se quita el suje