Cuando la 'N' de los 'Golden' juega malas pasadas: Pattinson, cuidado