Comilonas, niños y billar de chicas: el finde rural de Sara Carbonero en su pueblo