Sharon Stone, blanca, radiante y encantadora... de serpientes en Cannes